La Pagoda de la Oca Salvaje, La Muralla y la Mezquita de Xi'an

En Xi'an visitamos la pagoda de la Gran Oca Salvaje que se halla fuera del recinto amurallado. En la entrada de la pagoda se encuentra un bello parque. Hay varios pabellones anexos a la pagoda donde se conservan estatuas del Budha de la época Ming. La pagoda se levanta sobre una base cuadrada y presenta una forma piramidal de ladrillo con una altura de 59'9 m. El complejo está abierto al culto y en él vive una comunidad de monjes. Las pagodas fueron edificadas para guardar los textos sagrados.


Un espléndido ejemplo de arquitectura defensiva feudal, es la muralla de Xi'an, una de las pocas murallas chinas que ha resistido el paso del tiempo, pese que en algunos tramos se han derribado para pasar el trafico. Se construyó en la época Ming entre 1374 y 1378, alcanza un perímetro rectangular de 14 kilómetros mide 12 m. de altura y tiene una anchura de 12-14 m. por la parte superior. El paseo por la muralla es muy entretenido y se puede contemplar buenas vistas de la ciudad.


La tranquilidad con que este hombre hacia ganchillo sentado en un escalón de una torre de vigía de la muralla, contrastaba con la exhibición que los guerreros nos ofrecieron.




Esta mañana salimos del hotel con la intención de visitar la mezquita de Xi'an.
Cruzamos la muralla y pasamos frente la Torre del la Campana y la Torre del Tambor, antes de entrar al barrio musulmán.



Al pasar el umbral del barrio musulmán la sensación era de agobio, mucha gente intentaba transitar, había puestos de carne en las aceras que desprendían un hedor asfixiante. Preguntamos y nos indicaron donde se encontraba la mezquita, la búsqueda valió la pena, el lugar nos pareció muy apacible.


La Gran Mezquita está situada en el centro del barrio musulmán, habitado mayoritariamente por gente de la minoría hui. El islam lo introdujeron en Xi'an los mercaderes árabes en la época Tang y floreció en la época Yuan (1271-1368).

La mezquita presenta todos los elementos típicos de los lugares de culto musulmanes, pero en un estilo más chino que árabe, empezando por el clásico jardín tradicional. Se compone de una serie de edificios y unos patios. En la gran sala de oración con pórtico de seis columnas se abre el mihrab, orientado a La Meca.


Al salir del barrio musulmán nos encontramos a este hombre tocando este curioso instrumento, un erhu o violín chino.

5 comentarios:

  1. Precioso el reportaje. Estuve hace años en XIAN y me ha despertado muy bonitos recuerdos. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado lo de la exhibición de los guerreros.
    Se ve un poco gris, os hizo mal tiempo, o es tanta la contaminación como dicen?

    ResponderEliminar
  3. Una gran entrada, que buenas fotos, la del señor del ganchillo y la última.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Alfonso, gracias por los comentarios. Hemos intentado ver las fotos de tu viaje a China en 2006 y no ha sido posible.
    Tu alfombra voladora muy interesante, vamos a seguirla.
    Saludos.


    Ines, creemos que el motivo del color gris era la hora, estaba anocheciendo.
    Saludos.


    M. Eugenia, encontrar estos personajes siempre resulta curioso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Bonitos son los recuerdos que me traes.Estuve en Xian hace 3 años y el barrio musulmán por la noche me encantó, era una eclosión de gentes cocinando fuera de sus restaurantes y un gran mercadillo, recuerdo que allí compramos unos tampones rojos ocn nuestro nombre grabado. Pero si que era un poco agobiante por la gente que habia en el barrio. Me ha gustado la muralla (no subí a ella)y esos guerreros. Es increíble el contraste de modernidad y tradición en sus gentes a dia de hoy. Saludos.

    ResponderEliminar