Crucero fluvial, Uglich

Dejamos Moscú y emprendemos el crucero fluvial hasta San Petersburgo, el recorrido transcurre por una serie de ríos, lagos y canales. Gracias a las 16 esclusas podemos salvar el desnivel que hay entre Moscú y el mar Báltico en San Petersburgo.
Empezamos navegando por el Canal de Moscú. Sus orillas se han convertido en un lugar predilecto de los moscovitas para ir a descansar con la familia los días de ocio.



Por la noche hicieron la presentación del capitán y la tripulación. Hubo un concierto amenizado por un grupo de músicos que tocaron melodías típicas de Rusia. La música acompañaba un bello atardecer



Cerca de la ciudad de Dubná y pasada la esclusa entramos en el cauce del río Volga, el río más grande de Rusia. Más abajo encontramos el embalse de Uglich, para la construcción del embalse fue parcialmente inundada la ciudad de Kaliazin y su campanario se asoma entre las aguas.



Llegamos a Uglich, esta ciudad tiene una población de aproximadamente 40 mil habitantes.



En Uglich se conservan varias iglesias: la iglesia de la Dormición, la de la Intercesión, el palacio de los Príncipes, la iglesia de San Dmitri....



La iglesia de San Dmitri fue construida donde se encontró el cuerpo sin vida del zarévich Dimitri, hijo menor de zar Iván el Terrible, muerto trágicamente en 1591 a la edad de ocho años. Las circunstancias verdaderas del asesinato del zarévich hasta ahora no se han esclarecido del todo. En 1606 Dmitri fue canonizado y sus restos trasladados a Moscú.



Una muestra de los autocares que corren por allí



El verdor de su entorno embellecía la ciudad.

9 comentarios:

  1. Tiene que ser espectacular navegar y atravesar 16 esclusas, cuando estuve en el Nilo que sólo atravesamos la de Esna ya me quedé alucinada así que imagino que allá será mejor. Un saludito!!! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Que interesante navegar de Moscú a San Petesburgo, son dos de las ciudades que más ganas tengo ganas de conocer. Seguiré impaciente tus relatos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Babyboom.
    Las esclusas son pequeñas, su desnivel es de unos diez metros cada una y en el recorrido que hicimos desde Moscú eran de bajada.
    Saludos.

    Carfot.
    Es un trayecto interesante por los pueblos que se ven desde el barco y los monumentos que bajamos a visitar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    Qué buena idea ir navegando desde Moscú a San Petersburgo, alguna vez miré la opción del tren, pero mucho mejor en un crucero.
    Uglich parece una ciudad muy interesante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla de paseito. Me encantaría hacer ese crucero fluvial algún día!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. En general, los cruceros no me atraen, pero navegar por el Volga desde Moscú a San Petersburgo siempre lo he tenido en mente. A ver qué más nos contáis!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Víctor. El recorrido por el río es muy tranquilo y las ciudades que visitamos durante el trayecto merecieron la pena.
    Saludos.


    Fran. Los cruceros fluviales son muy amenos, hay tiempo para todo y se hace bastante convivencia con los compañeros de viaje.
    Saludos.


    MTTJ. A nosotros tampoco nos convencen mucho los cruceros por mar, pero el navegar por el río es muy distraído pues siempre hay algún paisaje que admirar.
    Saludos.

    ResponderEliminar