Antequera, Olvera y Setenil. Pueblos con encanto andaluz

Andalucía es tierra de hermosas ciudades con grandes monumentos llenos de historia, pero un recorrido por sus pueblos, cuyas fachadas pintadas de blanco denotan una de las características más personales de la arquitectura popular andaluza, es un gozo.

                              Antequera

Comenzamos nuestra pequeña ruta por estos pueblos blancos desde Antequera, llamada Antikaria (ciudad antigua) por los romanos al descubrir su gran riqueza prehistórica con los Dólmenes. Por su centralidad geográfica la ha hecho ser corazón de Andalucía. Llegamos a Antequera y nos dirigimos hacia El Torcal, parque natural de rocas calizas que el viento a esculpido.

                                                                Foto de la red


Al acercarnos al municipio vemos la Alcazaba presidiendo desde lo alto de una colina un manto de casas blancas sobresaliendo de entre ellas un gran número de campanarios y a lo lejos otra colina con la ermita de Veracruz.


La Alcazaba que corona la ciudad pronto llegaría a convertirse en centro neurálgico de poetas e historiadores que entorno a la cátedra de gramáticas que se fundó en la Real Colegiata de de Sta. María (primera iglesia del Pre-renacimiento andaluz) conformarían el Grupo Poético Antequerano. Se entra al recinto monumental por el Arco de los Gigantes y justo a su espalda se halla el mirador de las Almenillas, desde donde podremos admirar todas las torres y campanarios que adornan esta ciudad. También se distingue al fondo La Peña de los Enamorados.

Poco a poco, Antequera, por su espiritualidad y ubicación, se fue convirtiendo en la ciudad de las iglesias. La ciudad se expande a la zona baja y el barroco invade los nuevos templos. Toda orden religiosa que se apreciara se instalaba en Antequera, construyéndose en los siglos XVI y XVII, iglesias manieristas y barrocas que perduran hoy día.


Este período de apogeo y "edad de oro" de la ciudad viene también complementado por la llegada de numerosas familias nobles que construirán grandes edificios que utilizarán como viviendas y que hoy se conservan con los mismos o diferentes usos. El Ayuntamiento antiguo convento de Terceros Franciscanos conserva en su interior importantes piezas del antiguo conjunto monástico, como el patio claustral y la suntuosa caja de la escalera principal. En sus plaza y calles se respira el ambiente de una ciudad llena de historia y de monumentos construidos a través de muchos siglos.


                                  Olvera

Recorrimos campos de olivares y en un cerro coronado por un castillo árabe vimos que se alzaba la villa de Olvera y en sus inmediaciones la Iglesia Arciprestal de Ntra. Sra. de la Encarnación, construida sobre una antigua mezquita, que junto con el castillo dominan y protegen la ciudad. Destaca en el castillo la torre del homenaje y la parte de las murallas que constituían su defensa. La iglesia de la Encarnación es una construcción neoclásica mandada erigir a finales del siglo XVIII por los duques de Osuna. La fachada principal se sitúa frente a un mirador de una excelente panorámica del pueblo y sus alrededores.


                                Setenil

A 11 Km. de Olvera se encuentra Setenil, un pueblo edificado en una montaña que han excavado poco a poco las aguas del río Guadalporcún. Las calles de esta villa semisubterránea, que tiene como tejados las propias rocas conservan los nombres típicos vestigios de su situación como Cuevas del Sol, Cuevas de Cabrerizon, La Sombra.

4 comentarios:

  1. Un lugar precioso para visitar, como bien dices hay tanto que ver en Andalucía.
    La peña de los enamorados es muy bonita, bien llevado lleva su nombre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andalucía merece ser visitada por la hermosura de sus pueblos.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Conozco bien la zona porque vivo cerca y la verdad que son pueblos muy bonitos. Setenil es un ejemplo único con su arquitectura tan características. Me gustan las fotos. Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un privilegio vivir en lugares tan bonitos.

      Un abrazo.

      Eliminar