Tarragona, ciudad romana mirando al mar.

Tarragona fue una ciudad muy importante en la época romana, en ella desembarcó en el año 218 a.C. el general Cornelio Escipión, estableciendo una guarnición que con el tiempo acabaría siendo la principal base militar de Hispania.

En el siglo II a.C. se estructuró la ciudad y se construyó una gran muralla que delimitaba el perímetro urbano. Su longitud era de unos 3.500m., de los que se conservan actualmente 1.100 que rodean el Casco Antiguo. En el Paseo Arqueológico se puede observar diversas partes de muralla perfectamente conservadas, que muestran el zócalo de bloques megalíticos. De las tres torres destacan la del Arzobispo, con notables reformas medievales y la de Minerva, que contiene la escultura y la inscripción romana más antiguas de la Península Ibérica



En los siglos II y I a.C. Tárraco, como capital de la provincia de Hispania, -la más grande del Imperio, comprendía más de media Península Ibérica- alcanzó una gran importancia y la máxima expansión urbana. Recibió el título de colonia de manos de Julio Cesar. En los años 26-25 a.C. el emperador Augusto residió en Tarragona, dirigió las luchas contra cántabros y astures y gobernó el Imperio, por primera vez,desde fuera de Roma.



Entre el Paseo Arqueológico y una de las seis puertas ciclópeas practicadas en el zócalo megalítico de las murallas, se encuentra el Portal del Roser, puerta de entrada a la ciudad antigua o Part Alta de Tarragona por la parte oeste,



Pasado el portal se entra en la plaza del Pallol, donde hay una bella construcción gótica levantada sobre un Foro Provincial Romano. En ella se conservan relevantes restos del foro, entre ellos la bóveda del Pallol o la de medio punto.



Pasando por la calle Cavallers se encuentra la casa Castellarnau, residencia de nobles familias tarraconenses, documentada desde principios del siglo XV.



Y llegamos a la calle Mayor muy animada y llena de tiendas, al fondo vemos la escalinata precedente a la Catedral



Antes de subir las escaleras se pueden admirar unos porches construidos en el s. XIV. Los arcos son de estilo gótico. Antiguamente allí tenía lugar un mercado de verduras, y hoy en día los domingos suele haber mercadillos



Siguiendo por la calle de la Mercería nos encontramos con los restos del Forum Provincial. Era un enorme recinto rectangular de 318 m. de largo por 175m. de ancho rodeado por tres de sus lados de una compleja estructura de pórticos, construido hacia el año 73 d.C.en época del emperador Vespasiano. Actualmente se pueden observar restos en la plaza del Pallol, la plaza del Fórum y el llamado Pretorio. Este último fué transformado en la Edad Media en castillo del rey.



Cerca del Pretorio está el Circo, lugar donde se disputaban las carreras de caballos. El circo de Tarragona está entre los mejor conservados de Occidente, a pesar de que la mayor parte de su estructura sigue oculta bajo viejos edificios del s.XIX.




A pocos metros del Circo está el Museo Arqueológico de Tarragona se fundó en el siglo XIX, como resultado de la unión de dos museos. Ubicado en la plaza del Rei, contiene una valiosísima colección de restos romanos.



Subiendo por el Paseig de Sant Antoni se pueden ver parte de las murallas que rodean la ciudad antigua. Sobre una base de enormes bloques megalíticos los muros se elevan hasta los doce metros. Construidos a finales del s.III a.C. han sido remodelados a lo largo de la historia.



El Portal de Sant Antoni facilita la entrada a la ciudad por la parte de levante, frente a ella está la Creu de Terme que indica el inició de la ciudad, es del siglo XVIII.



Cruzando el portal nos adentramos hasta llegar frente al seminario y el Palacio Arzobispal. En el Claustro del Seminario hay la Capilla de San Pablo. Está edificada sobre roca viva. Fué construida en el siglo XIII. Es de estilo románico y tiene elementos decorativos muy antiguos.



Y nos encontramos frente La Catedral construida en 1184 sobre las ruinas del antiguo templo de Augusto. En la fachada principal destacan dos puertas románicas del siglo XII, donde se aprecia un rosetón calado. A ambos lados de la puerta principal están las figuras de los apóstoles y los profetas.



Situado a poca distancia de la catedral, en la calle de Les Coques, se encuentra L'Antic Hospital de Santa Tecla fundado en el año 1171, edificio románico-gótico y actualmente es la Seu del Consell Comarcal del Tarragones



Bajando por la calle Mayor se llega a la plaza de La Font, muy animada con la gente sentada tomando una bebida en las terrazas de los bares y al fondo el Ayuntamiento de Tarragona de fachada neoclásica, construido en el siglo XIX.



Salimos del casco antiguo de la ciudad, por el mismo Portal del Roser que entramos, teniendo en frente la larga y amplia Avinguda de Catalunya, como le corresponde a la ciudad moderna que es Tarragona.

4 comentarios:

  1. entre cincuentones, date una vuelta por nuestro blog, seguro que hay cosas que te gustan.
    http:\\trekkingyaventura.blogspot.com
    JAM

    ResponderEliminar
  2. Trekking y Aventura. Gracias por visitarnos. Hemos pasado por vuestro blog, es muy interesante, ya teneis nuevos seguidores.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tuve la suerte de visitar Tarragona el verano pasado y me encantó, las fotos son preciosas, me encanta la luz que tiene la ciudad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Qué recuerdos!!!! Me encanta Tarragona y no es porque sea de allí, jejejeje. No soy la más indicada para hablar de las cosas chulas que tiene pero siempre que hablo con amigos se lo recomiendo porque realmente vale la pena visitar por lo menos una vez para ver todos los tesoros que guarda!!! Me gustó mucho tu entrada!!!! ;-)

    ResponderEliminar