Salamanca

Hace años  visitamos la ciudad de Salamanca y la recordábamos llena de edificios esplendorosos, sus calles un verdadero museo al aire libre rebosante de bellezas artísticas, y  tuvimos el tiempo suficiente para poder visitar los principales edificios. En esta ocasión nos quedaba cerca de nuestra ruta y no quisimos desaprovechar la oportunidad de dar un paseo por una de las ciudades más monumentales de España. Salamanca fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988. Caminar por sus calles contemplando el compendio de estilos y ambientaciones es un verdadero placer.


Llegamos a la Plaza Mayor, una de las más bellas y grandes de España y uno de los monumentos barrocos capitales del urbanismo y de la arquitectura peninsular.
Unamuno la llamó "Corazón henchido de sol y aire". Es el centro neuralgico de la ciudad, el corazón al que afluyen todas las arterias.


Desde 1755, fecha de su construcción por Alberto de Churriguera, la Plaza Mayor ha albergado el Consistorio, ha sido mercado, coso taurino, sala de conciertos, escenario teatral, punto de encuentro y lugar de paseo, además de ser testigo de los cambios políticos en España y en Salamanca desde entonces.


Nos dirigimos hacia la Universidad, uno de los edificios más emblemáticos de Salamanca y una de las joyas del arte renacentista español. La sede universitaria comenzó su andadura en el año 1218 por 
Alfonso IX de León y más tarde Alfonso X el Sabio, la consolidó como referente frente a las entonces universidades de Oxford, Bolonia y Paris (hoy la Sorbona).
Entramos a la Universidad por un bello claustro que precede al Patio de las Escuelas donde se encuentra la joya del edificio, la maravillosa fachada plateresca realizada con la dorada piedra de Villamayor. Frente la hermosa portada se alza la estatua de Fray Luis de León. Su interior esconde tesoros como la espectacular escalera de estructura gótica con bellos pasamanos platerescos, el magnífico techo del piso superior de madera encasetonada y con mozárabes en sus huecos.


Seguimos paseando hasta las catedrales que constituyen otro conjunto histórico y artístico por excelencia ya que se levantan juntas la Catedral Vieja y la Catedral Nueva. La Catedral Vieja es una basílica comenzada a principios del siglo XII, su estilo es de transición del románico al ojival, con influencias bizantinas. La catedral Nueva, nace y crece a partir de la otra. Construida  entre 1513 y 1733, ofrece una muestra de la decadencia del gótico en España, con aproximación de los estilos gótico florido, plateresco y barroco. Destacan en ella su fachada de poniente, ricamente decorada y la cúpula con sus magníficas vidrieras, que dan luz al edificio y son de gran tamaño y extraordinaria belleza. En la grandiosidad de la Catedral Nueva pensada para los grandes rituales se percibe la pequeñez del hombre.



Un edificio monumental barroco erigido por los Jesuitas en el siglo XVIII como Seminario, hoy en día es la sede de la Universidad Pontificia. La Clerecía  es un enorme conjunto arquitectónico formado por la iglesia,  dos grandes pabellones que inicialmente fueron residencia de estudiantes y religiosos, el claustro que es otra joya del barroco salmantino y frente se encuentra la Casa de las Conchas. Todo el complejo arquitectónico además de definir el perfil de la ciudad, se integra en el tejido urbano de manera sorprendente.

>

En esta esplendorosa ciudad hermosos palacios exhiben la belleza de su arquitectura. El palacio Monterrey del siglo XVI y actual propiedad de los Duques de Alba. Fue construido como casa del mayorazgo por el conde de Monterrey. El palacio de las Salinas de estilo plateresco edificado en 1538 por don Rodrigo de Messia. Debe su nombre por haber sido sede del Estanco de la Sal hasta 1880. Este edificio es desde 1884 la Diputación Provincial. El palacio de Orellana mansión señorial de finales del siglo XVI. El palacio de Anaya actualmente aloja la Facultad de Filología fue construido en 1760.



Hermosas iglesias como la Purísima patrocinada por el conde de Monterrey, construida en 1635. Destaca en su exterior la cúpula y la fachada. Otras iglesias mas pequeñas como la de San Martín románica del siglo XII, con añadidos platerescos y barrocos, la de San Pablo edificada en el siglo XVII. En la actualidad alberga los Juzgados de Salamanca. El convento de los Capuchinos comenzó a construirse en el siglo XIII en estilo gótico. Gran número de casas señoriales, colegios, iglesias y conventos hacen de Salamanca una ciudad única una magnífica joya del arte renacentista, lo que le ha valido el sobrenombre de " Roma la Chica".

13 comentarios:

  1. Gran ciudad, gran entrada.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco por tus comentarios.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hace mucho tiempo que tengo a Salamanca en el punto de mira y todavía no nos hemos decidido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando decidas visitar esta ciudad verás lo impresionante que es.
      Saludos.

      Eliminar
  3. La primera vez que llegué a Salamanca me enamoré de ella, igual que de Roma. No es casualidad que la llamen "Roma la chica". La belleza de esta ciudad no es comparable a ninguna. Las hay muy bellas, claro que sí, pero Salamanca es especial.

    Gracias por rememorar una de mis ciudades favoritas.

    Un abrazo! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roser tienes mucha razón, Salamanca es especial, toda ella es un gran monumento.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Muy bella ciudad, de ambiente alegre y estudiantil y muy bien detallada. La Plaza Mayor es preciosa y la Casa de las Conchas... Aunque hace años que no vuelvo a ella me has traído buenos recuerdos... un abrazo, ciudadano viajero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos complace mucho que esta entrada os haya traído buenos recuerdos. Salamanca es una ciudad muy hermosa.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. He ido dos veces a Salamanca, pero siempre de paso, tengo que volver para visitarla como merece, es una preciosidad. Muy bonitas las fotos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros también hemos estado dos veces, pero esta ciudad se merece visitarla muy a fondo.
      Saludos.

      Eliminar
  6. He estado en 3-4 ocasiones en la ciudad, pero como dice Caliope, he de visitarla de manera más pausada pues seguro que atesora grandes historias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestros deseos son de volver a la ciudad y pasar unos días en ella para saborearla con más tranquilidad.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Salamanca es uno de esos destinos pendientes que por estar en España vamos posponiendo aunque no hay duda que bien merece una visita, se ve preciosa.

    Saludos!

    ResponderEliminar