El Templo del Cielo, la Plaza Tian'anmen y la Ciudad Prohibida

Al día siguiente nos dirigimos al Templo del Cielo, en el mismo recinto hay un hermoso parque llamado Tiantan Gongyuan donde los chinos tienen la costumbre de ir ha hacer deporte, a bailar y a pasear. Es curioso ver tantos chinos haciendo diferentes actividades.


El Templo del Cielo desde 1998 forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y es el templo por autonomasia. Representa el Universo y era donde el emperador, en tanto que Hijo del Cielo, celebraba dos veces al año los ritos oficiales más importantes, en el solsticio de invierno el Rito de las Cuatro Periferias y en el equinoccio de primavera el Rito de la Buena Cosecha.

En este recinto hay varios edificios. Primero se encuentra el Palacio de la Abstinencia, donde el emperador celebraba el primer rito del solsticio de invierno.



Después de pasar la noche en el Palacio de la Abstinencía, el emperador se dirigía al Altar Circular y presentaba sus ofrandas de incienso, discos de jade azul y paños de seda como rito del rígido ceremonial del solsticio de invierno.

El Altar Circular se construyó en 1530, y consiste en una superficie cuadrada (por la forma cuadrada de la Tierra, según la antigua teoría cosmológica Gaitian) sobre la que se levantan tres plataformas circulares de diámetro decreciente (que representa la redondez del cielo). El diámetro del edificio es de 15'6 m. de y alcanza una altura de 19'5 m. El techo es cónico con tejas azules y una esfera dorada en lo alto.


Pasamos por una puerta roja, que da al gran patio donde se levanta sobre una triple terraza circular, el Templo de la Plegaria de la Buena Cosecha, el lugar de culto más famoso de China. El templo es redondo, con un diametro de 30 m. y una altura de 38 m., con una bella triple cubierta, obra maestra de la arquitectura tradicional. Aqui se celebraba el rito del equinoccio de primavera.


Frente al Templo de la Buena Cosecha nos encontramos con unos monjes haciendo turismo.



Antes de almorzar hubo tiempo para visitar una factoría de seda, y ya por la tarde nos dirijimos a la inmensa plaza Tian'anmen.

Pasear por la plaza Tian'anmen es toda una experiencia que permite entrar en contacto con el espiritu de la China comunista. Los edificios que rodean la plaza son de estilo arquitectónico típico del realismo socialista. Esta enorme plaza tiene una extensión de 44 ha. (500 X 880 m.)

En el centro esta el mausoleo del presidente Mao, frente a él se encuentra el monumento a los Héroes del Pueblo, al lado oeste de la plaza puede verse el Palacio de la Asamblea Nacional del Pueblo, sirve de sede al órgano legislativo más importante de China, En el lado este está el Palacio de los Museos. Al norte se encuentran La torre de la Campana y la Torre del Tambor. Al sur de la plaza está La Puerta de la Paz Celestial que da acceso a la Ciudad Prohibida.


En todas las ciudades que visitamos vimos una obsesión por la limpieza.



Al llegar al final de la plaza tuvimos que pasar un control de seguridad para acceder a La Ciudad Proibida o Palacio Imperial.

La denominación de Ciudad Prohibida se aplica a un conjunto de edificios, jardines, lugares de culto, etc. que constituyen una verdadera ciudad separada del resto de la capital a la que estuvo prohibida la entrada durante los cinco siglos que sirvió de residencia de los emperadores, las emperatrices y las concubinas. Tiene una extensión de 720.000 m. cuadrados.


En todo el recinto de la Ciudad Prohibida destaca la exuberancia y el colorido en los elementos decorativos tanto en los interiores como los exteriores, son de una gran belleza.


La visita fue preciosa, pero nuestros pies pedian un descanso. Nos llevaron a una Casa de Te y degustamos las diferentes especialidades. Todo con mucha elegancia y delicadeza.



Salimos de la Casa de Te frescos y relajados, a punto para ver un bonito espectáculo de acrobacias en un gran teatro.


Terminamos el día en un buen restaurante comiendo Pato Laqueado y otros platos, todos riquísimos. Una amable camarera nos enseñó como enrollar el hojaldre después de haberle puesto unos trozos de pato dentro.



Nosotros en China comimos muy bien, el guía avisaba que no pusieran en la mesa platos muy picantes y la comida que servían estaba muy rica.

3 comentarios:

  1. El templo del cielo y la ciudadprohibida son impresionantes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Visitar Pekin y sus alrededores es una gozada, hay tantos lugares preciosos a visitar. El templo del cielo es simplemente perfecto, la ciudad prohibida una maravilla donde puedes perderte por sus estrechos pasajes, el palacio de verano, el templo del lama, los hutong etc.Gracias por recordame este viaje.

    ResponderEliminar
  3. M. Eugenia, realmente estos monumentos son de una gran belleza.
    Saludos.


    Merche, nos satisface mucho recordarte estos bellos lugares.
    Saludos.

    ResponderEliminar