La Catedral de Nuestra Señora de Kazan y los puentes de San Petersburgo

San Petersburgo es una ciudad de ríos y canales y es lógico que tenga bellos puentes, algunos de ellos adornados con estatuas, farolas y trabajos de hierro forjado.
El río Neva, es el río más importante de esta ciudad, nace en el lago Ládoga, tiene una longitud de 74 Km. y desde San Petersburgo desemboca en el Golfo de Finlandia. A su paso por la ciudad al río Neva lo cruzan 22 grandes puentes, que en las noches de verano se abren para dejar paso a grandes barcos. Los puentes levadizos en las famosas "Noches Blancas", que duran desde mediados de mayo a mediados de julio, son la atracción de muchos turistas.



Los ríos más pequeños y los canales de San Petersburgo tienen hermosos puentes. El río Moika, con sus 5 Km. de largo, fluye del río Fontanka cerca del Jardín de Verano. Situado junto a la Plaza de Palacio está el puente Pévchesky (Puente del Canto)llamado así porque se encuentra cerca de la salida del coro. El puente construido en 1840, tiene una bonita reja de encaje de hierro fundido.



El río Fontanka es el más estrecho de los ríos que atraviesan el centro monumental de San Petersburgo y transcurre entre una serie de espléndidas casas aristocráticas.
El canal Griboedov es uno de los más bonitos de la ciudad por la belleza de sus puentes, como el puente del Teatro, el del Banco, el de los Leones, el peatonal, etc, donde abundan las estatuas y bella farolas



Junto al canal Gridoedov y en la Prespectiva Nevski podemos admirar la Catedral de Nuestra Señora de Kazan, es después de la de San Isaac, la segunda en tamaño de San Petersburgo, fue construida entre 1801 y 1811. Es inevitable comparar la doble columnata de forma elíptica con la de la catedral de San Pedro de Roma, con medidas mucho más reducidas.



El interior de la catedral, durante varias décadas, albergó el Museo del Ateismo y de la Historia de la Religión, por eso se conservaron pocos iconos y objetos de culto. Actualmente al templo, que volvió a la jurisdicción de la Iglesia, se le han devuelto muchas piezas del oficio religioso.

6 comentarios:

  1. Hola Cincuentones,

    Cada vez que leo vuestros relatos sobre San Petersburgo más ganas me entran de conocer esta bella ciudad. Pero, lo del visado me echa para atrás...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que curioso que la catedral estuviera durante años fuera del control de la iglesia y sí que recuerda un poco a la de San Pedro. Me encanta la ciudad y aunque todavía no la conozco es una de mis debilidades, espero que caiga pronto. Muy buenas fotos.

    Un saludo !!!

    ResponderEliminar
  3. Cada vez que leo cosas de esta ciudad me entran más ganas de viajar para allá!!!! La catedral preciosa y los puentes también. Por lo que veo durante la época de las Noches Blancas es la mejor época para visitarla. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
  4. Que paradoja, el museo del ateismo en la iglesia, cuando he visto la foto he pensado parece una galeria de arte que una iglesia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Victor.
    Los visados a nosotros los gestionaron la agencia de viajes, pero creo que con solicitarlos a la embajada y tener el pasaporte en vigor es suficiente.

    Canfot
    En Rusia durante la época soviética la iglesia ortodoxa estaba perseguida y no tenían ningún control sobre sus edificios.

    Babyboom
    Durante “las noches blancas “ las calles están llenas de gente hasta el amanecer y parece que todo el mundo esté de fiesta.

    M. Eugenia
    El Partido Comunista obligaba a su pueblo a profesar el ateísmo y muchos edificios religiosos fueros convertidos en museos y algunos pasaron a peor suerte y los derribaron.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Que ganas de ir a San Petersburgo y leyendo tus posts todavía más! Me encantan los puentes, así que por lo que veo es otra de las tantísimas razones que tengo para ir.

    Un saludo

    ResponderEliminar