Jaipur

Cuando el Maharaja Jai Singh II ascendió al trono tenia la capital del reino en Amber.  En el siglo XVIII hubo un cambio político que trajo la convivencia entre reinos, por lo que el fuerte de Amber ya no fue necesario como defensa y Jai Singh decidió cambiar su capital de las colinas ásperas de Amber por Jaipur. De esta manera se fundó la nueva capital del estado de Rajastán.
Jaipur la ciudad de fuertes y palacios simboliza el espíritu de la cultura Rajasputana y conserva su rica historia y cultura. Los encantadores de serpientes de la India los puedes encontrar con mucha frecuencia ya que para ellos es una profesión, una forma de ganarse la vida. Pero  ahora el gobierno quiere prohibir este uso.


Visitamos el Palacio de la Ciudad, un complejo rodeado por un alto muro. El interior está dividido por una serie de patios, jardines y otros edificios. Es una mezcla espléndida de los estilos arquitectónicos de los rajput y de los mongoles. Fue construido entre los años 1729 y 1732.
Entramos por la puerta Ganeshpol y enseguida nos encontramos con un patio rodeado por una colección de antiguos carruajes y palanquines.



El imponente Salón de las Audiencias Privadas o Diwan-i-Khas, se encuentra al centro de un gran patio de color rosa. El salón cuenta con bellos y grandes candelabros. Allí vimos dos inmensos jarrones de plata de 345 Kg. con capacidad para 9.000 litros de agua. Estos jarrones sirvieron para transportar el agua del Ganges que necesitaba el maharajá para sus abluciones durante un viaje a Inglaterra en 1902.



Desde el gran patio se entra al Sileh Khana , antigua armería donde  podemos ver una de las colecciones más ricas de armas del Rajasthan. Imposible hacer fotos de los interiores de algunos salónes.


Pasamos al patio Printam Nivas Chowk, o "La  Plaza de la Querida ". Las cuatro puertas del Printam Niwas simbolizan las cuatro estaciones del año. Estas puertas están decoradas con pavos reales y diseños regulares en rojo, verde, azul y dorado. Desde esta plaza es donde mejor se puede contemplar el  magnífico palacio Chandra Mahal de siete pisos de altura de color blanco, que sigue siendo la residencia del último maharajá y su familia.


Una bella arcada llamada Rajendra Pol flanqueada por dos elefantes de mármol y pesadas puertas de bronce nos sirve para entrar en otro patio donde encontramos la sala de Audiencias Publicas Diwan-e-Am. Una gran sala con columnas, en sus paredes muestran una gran colección de tapices de escenas de caza y batallas, pinturas en miniatura , textos antiguos, manuscritos originales de las escrituras hindúes. En esta sala se puede admirar un trono de oro. 


                                                                              Foto de Wikipedia

Otro edificio, el Mubarak Mahal que fue construido como casa de huéspedes. Su exterior es el modo habitual del efecto de encaje de mármol. Se trata de un edificio con el ejemplo de la arquitectura hindú de balcones y soportes. En el interior se encuentran trajes de distintos maharajás. Llama la atención el enorme traje del maharajá Sawai Madho Singh que media casi 2 metros y pesaba 250 Kg. El edificio esta rodeado de jardines.



El  Hawa  Mahal o Palacio de los Vientos es el edificio más famoso de Jaipur y fue el último de los monumentos que visitamos de esta ciudad. Nosotros solo contemplamos su impresionante fachada. El palacio servía como extensión de la cámara de las mujeres del Palacio de la Ciudad. Realmente, no se trata de un palacio, sino mas bien de una fachada, ya que el edificio no tiene grosor. Arriba del todo su anchura no supera los 2 o 3 metros. Fue construido en 1799, su alta y magnífica estructura piramidal permitia que el viento circulase a través de las ventanas y mantenía el recinto fresco incluso en verano. La fachada del palacio es una fantasía en piedra de arenisca rosa con una arquitectura muy elaborada y exótica. El edificio cuenta con 153 ventanas pequeñas, que permitía a las mujeres del harén, observar la vida cotidiana de las calles de la ciudad sin ser vistas. A la mañana siguiente volvimos a pasar frente al Palacio y el sol hacia resaltar aun más su esplendor.



En 1863 Jaipur se vistió de color rosa para dar la bienvenida al Príncipe de Gales y así el color rosa se volvió una parte integral de la ciudad antigua y ahora se refieren a ella como "la ciudad rosa". Sus calles están en obras, quieren arreglar este barrio porque pretenden que lo declaren Patrimonio de la Humanidad. Las calles son anchas y hay hermosos edificios que destacarían si estuviesen limpios y un poco restaurados.


Las calles de Jaipur están llenas de bazares donde se encuentra cualquier cosa. El color de la fruta y de las tiendas de ropa dan a estas calles un gran colorido.  Todo se hace en la calle, hay quien hace collares de flores, cosen las fundas de los asientos de moto, afilan machetes, hacen comida, venden bebidas, juegan a cartas y pueden estar acompañados de unas pacificas vacas o unos cerdos husmeando comida.

15 comentarios:

  1. Una ciudad con mucha historia, la verdad que no fue de las que más me gustó pero está pasable, jejejeje. Las fotos preciosas!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros los distintos monumentos que visitamos nos gustaron. La ciudad en si hay que reconocer que sin tantos escombros seria preciosa. Gracias por tus comentarios.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Un buen repaso de la historia de Jaipur. Tanto Jaipur en general como el Palacio de la Ciudad en particular a mí me gustaron mucho. Lo que me decepcionó un poco fue el Palacio de los Vientos aunque no se puede negar que la fachada es preciosa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fachada del palacio de los Vientos es muy bella pero no subimos a ver el interior del palacio ya que el guía lo desaconsejó por no tener la elegancia de los otros monumentos.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. A ver si me animo y puedo ir algún día a conocerla. Gracias por compartir este post.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio creo que la India, que es un país con muchos contrastes, no te decepcionaría. Anímate a visitarla.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Acabamos de llegar de Nepal y todo lo que dices nos suena mucho. Saludos viajeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco. Nepal con la cercanía de sus altas cumbres las panorámicas serán muy bella aun qué las ciudades se parezcan.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Muy buena crónica, el ambiente de esta ciudad me fascinó, gracias por recordarmelo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Eugenia Gracias a ti por tus comentarios. Es bonito recordar lugares ya visitados nos complace que nuestro blog haya cumplido este objetivo.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Pero que maravilla de lugar!! India me tiene un poco confuso y no sé aún si quiero ir algún día. Con entradas como estas me vais aclarando dudas... Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La India es un país muy especial, a unos les encanta y otros desde el primer momento ya quieren irse. Nosotros creemos que es un país tan diferente que merece ser visitado. Gracias a ti por visitar el blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Cincuentones,

    Jaipur, Jaipur, recuerdo el contraste entre lo cuidado que estaba el Palacio de la ciudad y la pila de mierda (siento la expresión) que te encontrabas nada más salir del Palacio, la India es así... un país de contrastes. El Palacio de los Vientos está chulo, si no fuera porque mientras intentas observar su fachada, te viene multitud de personas, una tras otra para que vayas a su tienda estropeándote la visita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lamentable como tienen las calles. Por suerte algunos monumentos que son Patrimonio de la Humanidad los tienen muy limpios.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Veo que eres un gran viajero, yo un poco, pero sigo viajando, mi marido estuvo en la India el año pasado y no lo acompañé ya sé que me perdí mucho, pero lo hizo solo por su cuenta.
    Saludos y gracias por pasar por el mio

    ResponderEliminar